ACTO DE LA CPM EN EL POZO DE QUILMES

A 40 AÑOS DE LA NOCHE DE LOS LÁPICES: LOS JÓVENES SIGUEN MILITANDO POR MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

Ayer por la tarde, frente al Pozo de Quilmes, más de 300 jóvenes de escuelas que participan del programa Jóvenes y Memoria, estudiantes secundarios, organizaciones sociales y políticas recordaron la militancia y la resistencia de los jóvenes secuestrados y desaparecidos durante la noche de los lápices. Por la CPM participaron Roberto Cipriano García, secretario, y Sandra Raggio, directora general, junto a referentes militantes y luchadores populares de las múltiples organizaciones que conforman el colectivo Quilmes por la memoria, la verdad y la justicia y representantes de la Universidad nacional de Quilmes.

“La evocación de la ausencia es un acto de justicia. No podemos permitir su desaparición simbólica como hubiesen querido los victimarios”, expresó Sandra Raggio al comenzar la clase pública organizada conjuntamente por la Comisión Provincial por la Memoria y el colectivo Quilmes, memoria, verdad y justicia. Más de 300 jóvenes que activan la memoria del pasado reciente para denunciar las violaciones a los derechos humanos de hoy y construir una democracia más justa e igualitaria escucharon atentos. “Recuperar la memoria de los estudiantes secundarios secuestrados y asesinados es recuperar sus historias de vida, sus militancias políticas. Eran militantes, y es importante decirlo para poder comprender para qué los recordamos. Los genocidas nunca imaginaron que la figura de los desaparecidos iba a tener tanto poder para convocar a las nuevas generaciones a la política”, agregó Sandra Raggio.

El acto, que se realizó frente al ex CCD Pozo de Quilmes, también consolida el trabajo del colectivo Quilmes, memoria, verdad y justicia que, con el acompañamiento de la CPM, esperan que el lugar sea reconocido por ley como un sitio de memoria. “Hacer este acto en el Pozo de Quilmes es un reconocimiento al trabajo de las organizaciones que luchan por recuperar este lugar y transformarlo en un espacio para la defensa de los derechos humanos”, expresó Roberto Cipriano García, secretario de la CPM, en la apertura del acto.

Luego de la clase pública se realizaron talleres en los que los jóvenes reflexionaron sobre los sentidos posibles del sitio de memoria y la importancia de recuperar ese espacio del horror para la vida en democracia. Se realizaron carteles y pancartas que quedaron montadas alrededor del edificio donde funcionó el “Pozo de Quilmes”.

El acto terminó con las palabras de Rubén Shell, sobreviviente de la dictadura militar quien permaneció detenido en el lugar. Emocionado y conmovido por la masiva presencia de público, compartió parte de su historia y dejó un mensaje de esperanza y compromiso a los jóvenes asistentes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *