Jornada de Casa abierta en el Bichicuí

Una vez más, como desde hace diez años, el espacio de memoria conocido como el Bichicuí volvió a ser un punto de encuentro para recordar a Adolfo José Berardi y María Isabel Gau -embarazada de nueve meses-, asesinados el 22 de noviembre de 1976, por un operativo conjunto del Ejército y la policía bonaerense. Ambos militantes de la agrupación Montoneros, habían comprado esa vivienda, ubicada en la calle de 63 entre 15 y 16 nº 1043, en la cual funcionaba un centro de falsificación de documentos para militantes que tenían pedido de captura y necesitaban moverse y transitar en forma clandestina.

El Bichicuí lleva ese nombre por el apodo con el cual Adolfo y María Isabel llamaban a Nicolás Berardi, su hijo de 1 año y medio que el matrimonio logró salvar en el medio del ataque. Fue ese mismo apodo el que lo salvó de las garras del propio Etchecolatz cuando éste lo puso frente a sus abuelos para que él “decidiera” con quién se iba a ir, y, ante el llamado de Bichicuí, Nicolás se dirigió hacia ellos.

Cada año, los 22 de noviembre la casa se abre, se habita la vereda y se corta la calle y se invita a participar de música en vivo, intervenciones artísticas,  grabados, candombe. Como una forma de habitar la memoria y seguir sembrando el futuro, Nicolás Berardi estuvo rodeado de seres queridos y preparándose también para el próximo 24 de noviembre, cuando se recuerde el ataque a otra casa operativa de Montoneros, ubicada en la calle 30 entre 55 y 56, para homenajear a Diana Teruggi y Daniel Mariani, acompañar a Chicha y seguir exigiendo la aparición de Clara Anahí.

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *