La CPM repudia el ataque contra un momorial del Colegio Parroquial de Merlo

LA INTERVENCIÓN CONMEMORATIVA SE REALIZÓ EN EL PROGRAMA JÓVENES Y MEMORIA

La CPM repudia el ataque contra un memorial del Colegio Parroquial de Merlo

 La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) repudia el ataque contra una placa que recordaba a los tres ex estudiantes del Colegio Parroquial de Merlo detenidos—desaparecidos durante la última dictadura militar. El Memorial había sido inaugurado el año pasado como parte de un proyecto presentado por los alumnos de la comunidad educativa en Jóvenes y Memoria. Estos episodios de vandalismo, amparados en la agresión anónima, no hacen más que remarcar la voluntad popular de sostener la memoria, verdad y justicia como principio de nuestra democracia.

 En el marco de un proyecto del programa Jóvenes y Memoria de la CPM, los estudiantes del Colegio Parroquial de Merlo habían decido recuperar las historias de Roberto Castelli, Carlos Antonio López Pumarega y Rodolgo Leonetti, los tres ex estudiantes desaparecidos durante el terrorismo de Estado. El año pasado, se inauguró el mural y se colocó una placa conmemorativa con sus nombres en la fachada del edificio; en la madrugada del sábado, este espacio fue atacado por sujetos desconocidos que tacharon con aerosol la placa y dibujaron en la pared una cruz esvástica.

 Ante esta situación, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) repudia el hecho vandálico y se solidariza con la comunidad educativa de Merlo. Este tipo de ataques temerarios, amparados en el anonimato, son la expresión de pequeños grupos que no representan en nada el sentir del pueblo argentino que sostiene las banderas de memoria, verdad y justicia como principios fundamentales de la democracia.

 La CPM propicia la participación de las nuevas generaciones en la construcción de una memoria plural y democrática sobre el pasado reciente. La decisión de construir un memorial en el Colegio, que recuerda a las víctimas del terrorismo de Estado, como iniciativa de un grupo de de estudiantes en el marco del programa Jóvenes y Memoria es un claro ejemplo del involucramiento de los jóvenes con su propia historia.

 Aunque sean hechos aislados, la gravedad de estos ataques no debe pasar desapercibida; como ha sostenido en otras oportunidades la CPM, lejos de provocar el miedo o paralizarnos, nos insta a seguir con fuerza en el reclamo por justicia, en la lucha por la defensa de los derechos humanos y en el fortalecimiento de la democracia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *