cuadro1

A partir del trabajo realizado en el relevamiento de marcaciones territoriales, Centros Clandestinos de Detención (CCD) y Sitios de Memoria en las ciudades de La Plata, Berisso y Ensenada observamos algunos datos que nos ayudan a pensar y dar cuenta de cómo se inscribe la memoria en el espacio urbano.

 

Los datos aquí presentados son a partir de un relevamiento cuantitativo que nos muestra tendencias y generalizaciones en la construcción de la memoria en la provincia de Buenos Aires.

En primer lugar observamos que las marcas, sitios de memoria y CCD que hasta la fecha fueron relevados (desde 1983 hasta 2012) en su mayoría se encuentran en la ciudad de La Plata (88%), y en menor medida en Berisso (5%) y Ensenada (7%). No solamente la localización está concentrada en La Plata sino también observamos que dentro de esta ciudad prevalecen las marcaciones en el casco urbano. Esta concentración está determinada en parte porque las placas, murales, nombres de aulas o salas se encuentran ubicadas hacia el interior de las instituciones que se encuentran en el casco urbano y que son parte de la vida administrativa y educativa de la ciudad y provincia (Universidad Nacional de La Plata, Centros Culturales, Bibliotecas, Municipio, Hospitales, etc.). Aún más, las baldosas que recuerdan a militantes desaparecidos y que se encuentran en la vía pública también prevalecen en la zona céntrica. Esta distribución no representa el accionar del terrorismo de estado en el territorio, pero sí crea ciertos marcos sociales para la construcción de la memoria colectiva y da cuenta de quiénes son los emprendedores de memoria, qué instituciones han promovido el recuerdo y conmemoración de sus trabajadores, de sus estudiantes, qué sectores sociales han tenido mayor incidencia en las políticas de rememoración en la zona.

cuadro1

cuadro2

cuadro4

Otro de los datos que podemos develar a partir del relevamiento es quiénes impulsaron la marcación. La mayoría de las marcas o señalamientos fueron promovidas por las diferentes instituciones del Estado (nacional, provincial y municipal) en un 47%, un 34% fueron promovidas por organizaciones sociales, organizaciones de familiares de víctimas del accionar represivo durante la dictadura militar o de las violaciones a los derechos humanos, de ex presos políticos, sindicatos o agrupaciones políticas entre otras instituciones de la sociedad civil. Y otras marcas y señalamientos en un 19% fueron iniciadas por organizaciones de la sociedad civil y el estado en forma conjunta.

cuadro5

A partir del año 2000 hubo un aumento significativo de la colocación de marcas, señalamiento de CCD y sitios de memoria, en su gran mayoría fueron emprendidas por el Estado ya sea nacional, provincial o municipal. En particular en la ciudad de La Plata, han tenido también protagonismo las iniciativas llevadas adelante por particulares, organizaciones políticas, de DDHH y sindicatos, como también desde la Universidad Nacional de La Plata y sus dependencias. No sólo en la región analizada sino en distintos lugares del país, la preservación de sitios, los actos de señalamientos y la colocación de marcas han ido aumentando considerablemente desde mediados de los años 90. Durante estos años desde las organizaciones de familiares de las víctimas de la dictadura militar y asociaciones de ex detenidos o presos políticos tanto a partir de actos conmemorativos, marchas y señalamientos, como también a partir de la creación de prácticas innovadoras de señalamiento (como los escarches realizados por la agrupación HIJOS) generaron acciones destinadas al reclamo de justicia y en pos de la construcción de la memoria. Acciones que posteriormente fueron profundizadas a partir de las políticas que se llevaron adelante desde el Estado durante la primera década del 2000.

cuadro3

Sobre las manifestaciones de denuncia de la violación a los DDHH en el presente en general suelen ser marcas efímeras, asociadas a acciones puntuales de manifestaciones y marchas, o bien iniciativas de grupos de muralistas, colectivos de arte que, si bien tienen presencia destacada en la vía pública, no son experiencias que perduren en el tiempo. En su mayoría las marcas se encuentran en los muros de las ciudades (La Plata, Berisso o Ensenada) y priman los formatos de graffitti, stencil, pintadas, pegatinas y diferentes intervenciones artísticas.