La marcha por los diez años de la desaparición de Jorge Julio López se realizó el 18 de Septiembre 2016. El motivo de la marcha es que López fue desaparecido por las fuerzas del estado durante la última dictadura pero sobrevivió, y por eso fue un testigo en el juicio contra el Jefe de Policía de la provincia de Buenos Aires durante la última dictadura, Miguel Etchecolatz. Después de su testimonio, fue desaparecido por segundo vez y no hay información sobre su vida ni castigo para los culpables.La marcha fue una respuesta a los diez años de impunidad de los culpables y falta de información sobre la desaparición de López, pero también llamó la atención la impunidad de los abusadores de los derechos humanos durante la última dictadura en general. Había muchas carteles con las frases “Diez años sin Julio López,” “Acá falta López,” “Diez años de impunidad” y otras que relacionaban la desaparición de López con otras consignas relacionadas a las violaciones a los DDHH hoy como la desaparición de “las travas,” “lxspibxs de los barrios” y “los pueblos originarios.” La marcha fue llevada a cabo por muchas agrupaciones políticas de izquierda y el peronismo.

The march for the ten year anniversary of the disappearance of Jorge Julio López was held on September 18, 2016. The backstory for the march was that López was disappeared during the last dictatorship in Argentina, but he survived and was then a witness in the court case against the police chief of Buenos Aires province during the dictatorship, Miguel Etchecolatz. After his testimony, López was disappeared for the second time, and there is no information about his disappearance or any punishment for those responsible. The march was in response to the past ten years of impunity for those responsible and the lack of information about the disappearance of López, but it also called to attention the impunity in general of those who violated human rights during the dictatorship. There were many posters with the phrases “Ten years without Julio López,” “Here lacks López,” “Ten years of impunity,” and others that equated the disappearance of López with the disappearance of “trans sex-workers,” “poor kids from the neighborhoods,” and “the first nations.” The march was carried out by many leftist and Peronist political organizations.